Esquizofrenia

Intentaremos ofrecerle útil sobre la Esquizofrenia. La relación que tiene ésta con la incapacidad laboral y grados de discapacidades.
Desde: que es, cuales son los síntomas más característicos, posibles tratamientos que se le suelen aplicar, y en todos los casos cual es la viabilidad que tendría solicitar una invalidez laboral o grado de discapacidad.

¿Qué es la Esquizofrenia?

La Esquizofrenia en pocas palabras es un trastorno mental grave que afecta de manera muy severa a la persona que la padece interfiriendo en cómo piensa, siente y actúa. Esta enfermedad puede llegar a alterar la percepcion, dificultar la distinción entre lo que es real y lo que es imaginación, reduce la respuesta al entorno, pudiendo generar delirios, confusión e incluso alucinaciones auditivas, reduce también la capacidad para desarrollar relaciones sociales.

La causa exacta de la Esquizofrenia todavía no está clara. Si bien existen determinadas teorías que apuntan a factores genéticos hereditarios, anomalías de tipo biológico en la estructura o la química cerebral, posibles infecciones de tipo viral o anomalías en el sistema inmunológico.

¿Cuáles son los principales síntomas de la Esquizofrenia?

Señales o signos tempranos de Esquizofrenia.

Estas señales son distintas pueden variar de una persona a otra pero pueden alertar de la posible presencia de la enfermedad, dado que los síntomas como tal pueden desarrollarse lentamente a lo largo de los años o aparecer de manera repentina, ya que la enfermedad puede ir y venir en ciclos de brote y remisión.

  • Escuchar o ver cosas que no están realmente ahí.
  • Sensación constante de ser observado.
  • Forma de hablar o de expresarse atípica.
  • Posturas corporales atípicas o extrañas.
  • Indiferencia ante situaciones importantes.
  • Deterioro del rendimiento académico o laboral.
  • Cambios notables en la higiene personal y la apariencia.
  • Cambios repentinos de la personalidad.
  • Incremento del aislamiento de las relaciones sociales.
  • Respuestas irracionales, alteradas o con temor a seres queridos.
  • Incapacidad para concentrarse o conciliar el sueño.
  • Comportamientos extraños e inapropiados.
  • Preocupación extrema y repentina por la religión o lo oculto.

Síntomas ‘positivos’ de la Esquizofrenia.

Se trata de alteraciones de la personalidad de quien padece la enfermedad y entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Delirio: La persona que sufre esquizofrenia tiende a experimentar la sensación de ser observada o espiada o la creencia de ser alguien famoso.
  • Alucinaciones: Ver, sentir, experimentar, oír u oler cosas que realmente no existen, siendo la alucinación más común el oír voces imaginarias.
  • Alteraciones en el habla y el pensamiento: Cambiar de tema repentinamente, sin coherencia o sentido, inventar palabras o sonidos, repetir palabras o ideas, etc.
  • Comportamiento desordenado: Puede abarcar desde problemas para organizar las rutinas de la vida diaria como la higiene o la vestimenta a comportamientos impulsivos o descontrolados, que pueden ir acompañados de ansiedad, agitación o tensión sin motivo aparente.

Síntomas ‘negativos’ de la esquizofrenia.

Se trata de pérdida de capacidades en la personalidad de quien la sufre.

  • Aislamiento social
  • Apatía extrema, falta de entusiasmo e interés
  • Falta de disposición o iniciativa
  • Ausencia de desarrollo emocional

¿Cuales son los tipos de Esquizofrenia?

  • Esquizofrenia paranoide: Se trata de uno de los tipos de esquizofrenia más conocidos, en este caso los síntomas tienden a ser psíquicos, sin presencia de fallos en la capacidad motora o del habla. Entre estas señales de alteración en las funciones psíquicas se suelen encontrar la manía persecutoria, alucinaciones auditivas y delirios. Es, además, la más común en lo que se refiere a reconocimiento de Incapacidad Permanente.
  • Esquizofrenia catatónica: Este tipo de esquizofrenia se caracteriza por las graves alteraciones psicomotoras que provoca en la persona. Estas alteraciones patológicas no siempre son las mismas, aunque las principales son la inmovilidad y disminución de la respuesta a los estímulos (la persona afectada mantiene los músculos tensos de manera que parece una figura inmóvil), la incapacidad para hablar y la adopción de posturas extrañas tanto de pie como en posición horizontal.
  • Esquizofrenia simple: Esta categoría de Esquizofrenia, propuesta por la OMS, incluye aquellos casos en los que no hay gran presencia de síntomas positivos y sí de los denominados síntomas negativos (ausencia de procesos psicológicos básicos y falta de voluntad y motivación). En otras palabras, este tipo de esquizofrenia se caracteriza por una disminución de los procesos mentales y no tanto por los excesos inusuales de actividad mental. Las personas que sufren  este tipo de Esquizofrenia suelen presentar síntomas como inhibición, desarrollo afectivo plano, escasa comunicación verbal y no verbal, etc.
  • Esquizofrenia residual: Este tipo de Esquizofrenia se caracteriza por los síntomas que persisten de un brote de Esquizofrenia pasado o aquellos resistentes al tratamiento, pero que se manifiestan en el presente, especialmente síntomas negativos, más difíciles de tratar.
  • Esquizofrenia hebefrénica o desorganizada: En este tipo de Esquizofrenia, la enfermedad se manifiesta a través del modo en el que se organizan y se suceden las acciones de la persona, cuya conducta tiende a ser caótica e incoherente y a mostrar desorganización en sus estados emocionales, en lo que dice y en su forma de moverse.
  • Esquizofrenia indiferenciada: Este tipo de Esquizofrenia no presenta un síntoma o síntomas característicos, sino que engloba aquellos casos que no encajan en los criterios diagnósticos del resto de tipos de esquizofrenia.

¿Es viable obtener una discapacidad o minusvalía por Esquizofrenia?

Cuando la persona presenta alguno o algunos de los síntomas con carácter aislado pero no suponen una disminución de su capacidad funcional se la incluye en la Clase I y su valoración de discapacidad es del 0%.

Para incluir a una persona en alguna de las clases que sí suponen disminución de su capacidad funcional, esta deberá cumplir una serie de requisitos indicados en cada una de ellas.

Sin embargo, cuando hablamos de Grados superiores si nos podemos encontrar con un reconocimiento de discapacidad o minusvalía, como los siguientes:

  • Clase II: Discapacidad leve (1% – 24%)

La persona tiene capacidad para llevar a cabo una vida autónoma o esta capacidad está sólo levemente disminuida, de acuerdo a lo esperable para la persona de su edad y condición, excepto en períodos determinados de crisis o descompensación.
Puede mantener una actividad laboral normalizada y productiva excepto en los períodos de importante aumento del estrés, durante los que puede ser necesario un tiempo de reposo laboral junto a una intervención terapéutica adecuada.

  • Clase III: Discapacidad moderada (25% – 59%)

La persona sufre una restricción moderada en las actividades de la vida cotidiana, incluyendo las relaciones sociales y en la capacidad para desempeñar un trabajo remunerado en el mercado laboral.
Necesita de medicación y/o tratamiento de forma habitual y sólo puede realizar tareas con supervisión mínima en centros ocupacionales o una actividad laboral normalizada en un puesto de trabajo adaptado o en un centro especial de empleo.

  • Clase IV: Discapacidad grave (60-74%)

La persona presenta graves restricciones y dificultades para llevar a cabo las actividades de la vida cotidiana. Precisa ser supervisado de manera intermitente en ambientes protegidos y un control total fuera de ellos. Su capacidad laboral está gravemente disminuida, presentando deficiencias en la concentración, la continuidad y el ritmo de ejecución de sus tareas, no pudiendo mantener una vida laboral normal, con síntomas de carácter grave.

Clase V: discapacidad muy grave (75%)

La enfermedad invalida por completo a la persona, tanto para cuidar de sí misma como para realizar las actividades básicas de la vida cotidiana, necesitando para ello el apoyo de una o varias personas de manera continuada. No existe posibilidad de que la persona lleve a cabo ningún tipo de trabajo y los síntomas son extremadamente graves.

¿Quién puede diagnosticar que una persona padece de Esquizofrenia?

A la hora de realizar un diagnóstico de la Esquizofrenia, se debe llevar a cabo una correcta y cuidadosa observación de los signos y síntomas de la enfermedad, así como una exploración metódica de las vivencias de la persona y antecedentes, a través de todas las fuentes disponibles (familia, amigos, vecinos, compañeros de trabajo, etc.).

Por otro lado, a la hora de diagnosticar y clasificar la Esquizofrenia hay que tener en cuenta que aunque existen cinco tipos de trastorno, en ocasiones aparecen síntomas mezclados en el mismo cuadro. Por ello es necesario observar siempre y de forma individual las particularidades de cada persona para realizar el diagnóstico de manera adecuada.

Cabe destacar que se suele confundir de manera errónea la Esquizofrenia con un trastorno de personalidad como el Trastorno Esquizoafectivo, el cual es un diagnóstico psiquiátrico que describe un trastorno mental caracterizado por episodios recurrentes de un trastorno del estado de ánimo (depresivo o bipolar) con síntomas psicóticos severos.

No existen, en el caso de la Esquizofrenia, pruebas diagnósticas de laboratorio o exámenes de imágenes que puedan ayudar a realizar un diagnóstico de la enfermedad, si bien pueden ser utilizadas aquellas técnicas o pruebas que permitan descartar la presencia de otra enfermedad.

¿Es viable acceder a una pensión por incapacidad laboral por Esquizofrenia?

, se puede solicitar una Incapacidad Permanente por Esquizofrenia, aunque la obtención del reconocimiento de la misma y el grado están directamente condicionados a tener carácter crónico y a que se determine por parte del INSS (o en caso de negativa de éste, en vía judicial) que se han agotado las posibilidades terapéuticas para tratarlo. Se pueden obtener desde incapacidad permanente parcial, total, absoluto, o gran invalidez.

Solicitud de Incapacidad permanente o lesiones permanentes no invalidantes

Auí puede descargar el documento de solicitud para obtener las prestaciones por incapacidad permanente o lesiones permanentes no invalidantes.

Si tiene dudas puede ponerse en contacto con nosotros si tiene dudas de como rellenarlo, o los documentos que necesita aportar

necesito asesoramiento

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificación de
WhatsApp chat