Retinopatía Diabética

Enfermedad incapacitante

Intentaremos ofrecerle útil sobre la Retinopatía Diabética. La relación que tiene ésta con la incapacidad laboral y grados de discapacidades.

Qué es, cuales son los síntomas más característicos, y en todos los casos cual es la viabilidad que tendría solicitar una invalidez laboral o grado de discapacidad.

¿Qué es el Síndrome de Retinopatía Diabética?

Es una complicación de la diabetes y una de las causas principales de la ceguera.

Ocurre cuando la diabetes daña a los pequeños vasos sanguíneos de la retina, que es el tejido sensible a la luz situado en la parte posterior del ojo, pudiendo ser merecedor de una incapacidad laboral.

¿Cuáles son los principales síntomas del Síndrome de la Retinopatía Diabética?

La persona nota pérdida de visión generalmente cuando esta patología ya ha avanzado por lo que es obligatoria e importante, la revisión del fondo del ojo del diabético periódicamente y antes de que empiece la pérdida de visión.

Por lo tanto, el paciente puede tener Retinopatía Diabética y no ser consciente de ello por no presentar síntomas.

A medida que se produce una progresión del problema, los pacientes pueden percibir alguno de los siguiente síntomas:

  • Pérdida de visión.
  • Visión borrosa o fluctuante (pasa de clara a borrosa).
  • Mala visión nocturna.
  • Dificultad para percibir los colores.
  • Manchas en el campo visual (miodesopsias) o áreas oscuras (principal síntoma del desprendimiento de retina).

¿Cuales son los tipos de Retinopatía Diabética?

  • De base o de fondo: la enfermedad se limita a la retina.
  • Preproliferativa.
  • Proliferativa. La enfermedad se extiende más allá de la retina con crecimiento de neovasos (nuevos vasos sanguíneos anómalos) y posible edema. La retinopatía diabética proliferativa es la fase más avanzada de esta patología asociada a la diabetes.

¿Es viable obtener una discapacidad o minusvalía por Retinopatía Diabética?

El Real Decreto 1971/19991* establece cuatro clases de porcentaje de discapacidad en el caso de la diabetes.

Hay que tener en cuenta que para llegar al 33% mínimo requerido es necesario pertenecer a las clases 3 y 4:

Clase 1: No otorga ningún porcentaje, un 0%.

No podrás acogerte a ningún porcentaje de discapacidad en el caso de que seas un paciente con diabetes mellitus asintomática y sigas un tratamiento farmacológico y dietético.

Clase 2: Entre un 1% y un 24% de discapacidad.

Se podría otorgar si tienes diabetes mellitus asintomática pero cuyo tratamiento correcto no es capaz de mantener un control metabólico adecuado.

O cuando hay evidencia de microangiopatía diabética definida por retinopatía o albuminuria persistente superior a 30 mg/dl.

Clase 3: Entre un 25% y un 49%.

Requiere que hayas tenido que ser hospitalizado por descompensaciones agudas de tu diabetes, hasta tres veces en un año y con una duración de más de 48 horas cada una.

Clase 4: Entre un 50% y un 70%.

Se otorga también si tienes que ser hospitalizado por descompensaciones agudas, pero más de tres veces en un año.

Según la normativa, los porcentajes de discapacidad otorgados en las clases 3 y 4 sólo se confieren si las descompensaciones agudas de la diabetes no están causadas por un control terapéutico inadecuado por parte del paciente.

Siempre le recomendamos que se ponga en contacto con su médico o contacte con nosotros si ya lo ha hecho, y le informaremos de las posibilidades que tiene su caso. La primera consulta es gratuita.

¿Quién o cómo se puede diagnosticar que una persona padece Retinopatía Diabética?

Es el oftalmólogo el que ante la sospecha de una retinopatía diabética realizará:

  • Un estudio del fondo del ojo con angiografía fluoresceínica, que le permita conocer las características de las alteraciones de los vasos sanguíneos de la retina.
  • OCT (Tomografía de Coherencia Óptica), que ofrece información del tamaño, localización, volumen de la exudación (encharcamiento) y capas de la retina afectadas.

Esta prueba resulta también muy importante para estudiar el posible edema de la mácula (la mácula es la parte central de la retina).

¿Es viable acceder a una pensión por incapacidad laboral por Retinopatía Diabética?

Dado que las deficiencias y patologías de la visión se pueden objetivar a través de la medición de su incidencia en la función visual, es posible determinar los grados de afectación extrema de la capacidad laboral.

Por tanto, las situaciones que pueden dar lugar a una Incapacidad Permanente Total o Parcial, son las que ofrecen mayores complicaciones por la falta de visión a la hora de valorar un desempeño o profesión concreta.

En estos casos habrá que atender a los requerimientos de profesiograma específico, para determinar en que medida afecta al trabajador afectado.

En determinados trabajos, los choques contra objetos inmóviles, las caídas, los atropellos o golpes con vehículos son los riesgos más importantes.

Sin embargo, solo la ceguera o pérdida de situación son los que mayor posibilidad tienen de llegar a Gran Invalidez.

¿Tienes dudas? ¿Quiere hablar con abogados especializados en lo que necesita? Llame al 644 40 48 58 y obtenga una Consulta Gratuita

Solicitud de Incapacidad permanente o lesiones permanentes no invalidantes

Auí puede descargar el documento de solicitud para obtener las prestaciones por incapacidad permanente o lesiones permanentes no invalidantes.

Si tiene dudas puede ponerse en contacto con nosotros si tiene dudas de como rellenarlo, o los documentos que necesita aportar

necesito asesoramiento

otras enfermedades incapacitantes

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificación de
WhatsApp chat